El Seguro de Vida


Es el seguro cuyo objeto es la obtención por parte del beneficiario de una prestación económica cuando se produzca el riesgo asegurado, que puede ser el fallecimiento o la supervivencia.

Bases Técnicas del Seguro de Vida: El precio de un seguro de vida está en función de los siguientes principios técnicos:


Tasa de riesgo es la probabilidad de que un riesgo ocurra. Tiene una base estadística y suele expresarse en tantos por mil, es decir cuántos asegurados por cada mil sufrirán el riesgo. Por ejemplo, para el riesgo de fallecimiento se utilizan las tablas de mortalidad.


Rentabilidad de las inversiones, también denominado interés técnico, consiste en el tipo de interés que las entidades revierten a los asegurados por el rendimiento esperado de la inversión de los fondos acumulados para el pago de las prestaciones, lo que repercute en un menor precio del seguro. Esta rentabilidad que figura en la nota técnica de cada producto es igualmente la rentabilidad mínima que asegura la entidad en los productos de ahorro.


Gastos aplicables, tanto de gestión interna como externa.


Provisiones Matemáticas.


Rescate: consiste en el derecho a recuperar una parte de ahorro consolidado en las provisiones matemáticas.


Reducción: consiste en la posibilidad de mantener el seguro, sin ulterior pago de primas, en las condiciones resultantes de las provisiones acumuladas.


Anticipo: consiste en la posibilidad de obtener un crédito con cargo a las provisiones de la póliza.


Coberturas


Las coberturas básicas de los seguros de vida son las de Fallecimiento y Supervivencia


Seguros de fallecimiento: Son aquéllos que garantizan un capital o renta en el caso de que el asegurado fallezca durante la duración del seguro.


Seguros diferidos o de supervivencia: Son aquellas pólizas que garantizan al beneficiario el pago de un capital o renta en el caso de que el asegurado viva en una determinada fecha.


Seguros mixtos: Son aquéllos que garantizan un capital o renta en el caso de que el asegurado llegue vivo a una determinada fecha y otro capital o renta, que puede ser o no igual al anterior, en el caso de que el asegurado fallezca durante la duración del seguro.


Coberturas Complementarias


Para poder atender a todas las necesidades de cobertura de riesgos de los asegurados, los seguros de vida incluyen junto con las coberturas básicas, un número importante de coberturas complementarias, de forma que con un sólo contrato se cubran diferentes necesidades. Algunas de estas coberturas complementarias son:


Fallecimiento por Accidente


Fallecimiento por Accidente de Circulación


Invalidez Absoluta y Permanente para cualquier clase de trabajo


Invalidez Profesional


Invalidez por Accidente


Invalidez por Accidente de Circulación


Clasificación de los Seguros de Vida


Clasificación por la naturaleza de los riesgos


Existen dos clases principales de Seguros de Vida, los Seguros de riesgo y los Seguros de ahorro


Seguros de Riesgo: Los Seguros de riesgo son aquéllos cuya cobertura básica es la de fallecimiento y se dividen en dos grupos: los seguros temporales y los seguros de vida entera.


Los seguros temporales son los que ofrecen la cobertura durante un período de tiempo determinado; el tiempo de cobertura puede variar desde unos días, por ejemplo un seguro para un viaje, o varios años, normalmente duraciones de 10 ó 20 años, o hasta determinada edad, 65 ó 70 años; por lo tanto, si el asegurado fallece durante la vigencia del seguro, el beneficiario recibirá el capital asegurado pero si vive el asegurado, al final del seguro no se pagará indemnización ninguna.


En el seguro temporal constante, el capital será el mismo durante toda la vigencia del seguro. En el seguro temporal creciente, el capital va creciendo respondiendo a las necesidades de la familia, mayor número de hijos, créditos para la compra de viviendas, etc.


Existe el seguro temporal decreciente, por ejemplo si el seguro está destinado a la cancelación de un crédito.


La prima del seguro debe adaptarse a las posibilidades del tomador, por eso el seguro temporal podrá ser:


De primas renovables. En este caso, la prima de cada anualidad del seguro varía en función de la edad que va alcanzando el asegurado, de acuerdo con la evolución de su tasa de mortalidad.


De primas constantes. El tomador paga en los primeros años una prima superior a la que le corresponderá por su edad, pagando menos de la que le corresponderá cuando por el paso del tiempo el seguro se encarece.


Como diferencia con el seguro temporal, en el Seguro de Vida Entera se paga el capital estipulado al fallecer el asegurado, cualquiera que sea el momento en que esto ocurra. En la práctica se suelen contratar bajo dos formas:


Vida entera a primas vitalicias, en el que se pagan las primas hasta que se produce el fallecimiento del asegurado.


Vida entera a primas temporales, en cuya modalidad se pagan primas sólo durante un período de tiempo determinado, por ejemplo 20 ó 30 años, y sin embargo la cobertura del seguro se extiende hasta el fallecimiento del asegurado.


Seguros de ahorro


Los seguros de vida-ahorro son aquéllos cuyo objeto principal es el de percibir en la fecha fijada una prestación determinada. Estos seguros están soportados en modalidades diferidas y más frecuentemente mixtas, incluyendo prestaciones tanto de supervivencia como de fallecimiento.


Los seguros de ahorro tienen características específicas que les hacen ser competitivos como instrumentos alternativos a las fórmulas de ahorro puramente financieras:


Rentabilidad garantizada, o tipo de interés técnico.


Rentabilidad extra obtenida mediante:


• Sistemas de participación en beneficios de las inversiones en que están materializadas las provisiones matemáticas.


• La reinversión de los beneficios, que al no ser percibidos no dan lugar a retenciones fiscales.


• La aplicación de la tasa de supervivencia, es decir entre todos los asegurados deberán generar los fondos necesarios sólo para los supervivientes.


Los Seguros de Ahorro pueden clasificarse de acuerdo con la prestación garantizada en:


Seguros de capital diferido: Son aquéllos en los que a una fecha determinada, el asegurado o el beneficiario percibirán el capital asegurado.


Las modalidades básicas de este tipo de seguros son:


• Sin reembolso de primas, con la que en caso de fallecimiento del asegurado, el asegurador queda liberado del pago de la prestación.


• Con reembolso de primas, por la que en caso de fallecimiento del asegurado, el asegurador devolverá al beneficiario las primas percibidas.


Sobre estas dos modalidades, combinando diferentes garantías y sistemas de participación en beneficios, están basados la gran mayoría de los seguros de ahorro ofrecidos actualmente por las entidades aseguradoras, algunos de los cuales vemos a continuación:


Seguros de jubilación: Garantizan la percepción de un capital en la fecha de jubilación. El capital estará formado por el capital garantizado, más el obtenido por la participación en la rentabilidad obtenida por las inversiones asignadas al seguro, por encima del interés técnico.


Seguros de ahorro infantil Garantizan la percepción de un capital en la fecha determinada, la mayoría de edad, el inicio de estudios superiores, el comienzo de la carrera profesional, etc., aumentado con la participación en la rentabilidad de las inversiones


Seguros ligados a fondos de inversión: Estos seguros, además de la garantía de la prestación asegurada, incluyen dentro de la prima una cantidad que se destina directamente a la inversión en fondos de inversión, como medio de obtener una mayor acumulación de ahorro, entendiendo que la gestión profesional de las inversiones por las entidades con criterios de medio y largo plazo les ofrece una alternativa interesante.


Endowment: Estos seguros constituyen una fórmula alternativa a las hipotecas, ya que mediante el pago de la prima, se van pagando los intereses del crédito concedido, a la vez que se va generando el capital necesario para su cancelación al final del seguro.


Sobre este tipo de seguros, que tienen valores garantizados sobre las provisiones matemáticas con unas elevadas cuantías, se han elaborado también otros seguros para competir en el mercado de servicios financieros para captación del ahorro de los particulares. Así, el Seguro de Vida Universal, que permite elegir cada anualidad la prima a pagar, utilizando el valor de rescate como destino del exceso de la prima de riesgo, o como medio de pago si la prima es insuficiente; el Seguro Flexible y el Seguro de Vida Variable en los que las primas y valores de rescate dependen directamente del resultado que obtiene la entidad aseguradora de la gestión de las inversiones asignadas.


Seguros de Rentas: En estos seguros, la prestación asegurada consiste en el pago periódico de una renta. Los seguros de rentas pueden distinguirse según varios criterios:


• Por la fecha de comienzo de la prestación:


Seguros de renta inmediata, son seguros de prima única, cuya prestación comienza inmediatamente efectuado el pago de la prima.


Seguros de renta diferida, la prestación comienza en una fecha determinada transcurrido un plazo de varios años desde su contratación.


• Por la duración de la percepción de la renta:


Seguros de renta vitalicia, la prestación de la renta se prolonga mientras viva el beneficiario.


Seguros de renta temporal, la renta se percibirá durante un plazo de tiempo determinado.


Los seguros de rentas no son todavía muy habituales en el mercado, siendo la única modalidad que ha tenido algún desarrollo el denominado Seguro vivienda-pensión, por el que el tomador entrega su vivienda a cambio de una renta vitalicia.



 



  

 
Servicios  Servicios.htmlServicios.html
 
Información  Informacion.htmlInformacion.html
 
Compañías  Companias.htmlCompanias.html
 
Contáctenos  Contactenos.htmlContactenos.html
 
Inicio  Inicio.htmlInicio.html